• El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

Rosario: en conjunto demolieron cuatro búnkers narcos en distintos barrios

Cuatro búnkers narcos fueron demolidos ayer en Rosario en el marco del ope­rativo de seguridad federal iniciado la semana pasada en esta ciudad con el objeti­vo de “pacificar el territorio” frente al avance del narco­tráfico, informó Télam.
En el operativo, ordenado por la Justicia Federal rosa­rina, participaron efectivos de las fuerzas federales, personal del Ministerio de Seguridad de la provincia y del municipio de Rosario.
La demolición de estos búnkers fue acordada por la Justicia, el Ministerio de Se­guridad de la Nación, su par provincial y la Intendencia rosarina para avanzar en forma conjunta en la recu­peración del territorio ocu­pado por los narcos.
El subsecretario de Segu­ridad Comunitaria de Santa Fe, Osvaldo Laffatigue, ex­plicó que hoy se demolie­ron “cuatro búnkers de ven­ta de drogas” en distintos puntos de la ciudad, que se sumaron a otros tres derri­bados ayer.
“El objetivo es una cues­tión simbólica: llevarles tranquilidad a los veci­nos para poder movilizar­se tranquilos, porque un búnker significa vivir en vilo, inseguros, con violen­cia”, dijo el funcionario.
La estrategia de destruc­ción de los puntos de ven­ta de drogas se completa con la presencia de 2.000 efectivos de Gendarmería Nacional y Prefectura Naval que desde la semana pasa­da patrullan las calles de los barrios más conflictivos de Rosario.
“Aprovechamos ahora la presencia de las fuerzas fe­derales que están actuando muy bien, y hay que forta­lecer la tarea social, que los vecinos salgan a la calle y rompamos los caminos del miedo que quieren impo­nernos algunos”, dijo, por su parte, la intendenta ro­sarina, Mónica Fein.
Y agregó: “Con el gober­nador (de Santa Fe, Antonio Bonfatti), la Nación y la Jus­ticia federal estamos juntos articulando entre nosotros, todos los niveles juntos y en ese camino vamos a mejo­rar la realidad de la ciudad”.
Según las fuentes, las demoliciones estuvieron a cargo del personal del muni­cipio rosarino y de coopera­tivas de trabajo contratadas para esas tareas.
Uno de los búnkers demoli­dos estaba ubicado junto a las vías del Ferrocarril Belgra­no, entre Lavalle y Avellaneda; otros dos en Avellaneda al 4800 y al 7100; y el cuarto en avenida Francia y el río Paraná, del barrio Refinería.
Este último era uno de los kioscos más visibles y de­nunciados de Rosario, e in­cluso fue televisado en va­rias ocasiones por medios locales y nacionales para graficar el comercio de es­tupefacientes en la ciudad.
La construcción, de dos metros de alto e igual canti­dad de ancho y largo, tenía “una estructura bastante fuerte” dotada de “doble hilera de la­drillo, con pared de concreto en el medio y doble techo de con­creto también”, deta­lló Laffatigue.
El funcionario explicó que ese tipo de construc­ciones busca evitar el robo de dinero y drogas y tam­bién preservarse de posi­bles ataques armados. s

Bookmark : permalink.