• El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

“No soy escritor, soy un contador de historias”

“Eigengrau, un hombre gris”, es la nueva novela del correntino Carlos Díaz Calvi quien, de visita por su tierra natal con su familia -en es­tos momentos está radicado en Texas, Estados Unidos- comentó a NORTE de Co­rrientes sobre sus últimos avances literarios, tarea que pese a ser su gran pasión en esta vida, no es su entrada económica principal, lo que no descarta, lo sea en algún momento. Carlos asegura que su trabajo habitual -es mánager de Avanade, una empresa de Accenture y Microsoft- le proporciona estabilidad económica pero apuesta a que en el futu­ro lo sea la literatura, arte que le da la posibilidad no sólo de transmitir a los de­más su mundo interior y su forma de ver e interpretar distintas circunstancias, sino también de seguir cul­tivándose él mismo. Es un hombre que ama la historia, quizás por ello la mayoría de sus novelas tienen a hechos históricos como columna vertebral. “No soy un in­vestigador y por ende, no escribo libros de historias sino que busco una historia determinada para contar, y una vez definida leo todo lo que haya sobre ese tema y sin violar los sucesos cro­nológicos voy incorporando personajes que me permitan novelar estos sucesos”, dijo. Pese al importante trabajo que lleva realizado -10 nove­las escritas- no se considera un escritor. A la hora de de­finirse prefiere considerarse “un contador de historias”, historias que no tienen lími­tes para él.

Esta nueva obra literaria habla de Jacob Richberg, un simple campesino en una Yugoslavia partida, un reino dividido por el odio del cen­tenario y la sed de venganza, que no tiene más remedio que salir a luchar y proteger a su familia durante el perío­do más oscuro de la huma­nidad.

“Esta es la historia de Ja­cob y también la de muchos otros”, explica, una obra que relata un siniestro bai­le de máscaras, engaños y tropiezos que le revelarán la verdadera esencia de los imprescindible.

Y se sabe -explica la sinop­sis del libro- que el que bus­ca la verdad corre el riesgo de encontrarla. “Eigengrau” es una novela histórica con más certezas que ficción. Transcurre en los Balcanes pero también en el Vaticano, Estambul, Marsella y Bue­nos Aires a lo largo de cin­cuenta años intensos. Esta es la más reciente historia de Carlos Díaz Calvi, quien ya está trabando en una que tiene mucho que ver con sus raíces. “No encontré nin­guna novela del Gauchito Gil, por lo que comencé a escribir al respecto”, expli­có y es precisamente una de las obras en las que está trabajando. Más allá de estas obras, hay muchas historias en su cabeza que irán salien­do a la luz en el futuro.s

LA NUEVA OBRA, UNA NOVELA HISTÓRICA.

Estar fuera del país 

Hace 14 años decidió dejar su Corrientes para buscar un futuro mejor. Estuvo en Chile unos meses, pero des­pués se fue a Irlanda por 4 años donde trabajó para la Bolsa de Valores. Luego a España -4 años más- donde trabajó para las grandes cadenas de supermercados y para la fábrica de aviones de guerra en la parte de sis­temas; pasó por Holanda y hoy está radicado en Texas, Estados Unidos.

Carlos  Díaz Calvi 

CONTADOR DE HISTORIAS (ESCRITOR)

“Estar alejado de tu tierra natal y sobre todo de los seres queridos no es fácil. Personalmente, mi gran sostén en todos los sentidos es mi esposa Cielo Spilere, con quien tuve a mis dos pequeños: Bella Nicoletta (na­cida en Holanda) y Río Constantino (nacido en Estados Unidos). Y aunque estamos organizados y establecidos, uno siempre sueña con el regreso.

No es fácil. Si bien elegimos lo que nos está sucedien­do, la distancia y la soledad familiar pesan mucho”.

Bookmark : permalink.