• El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

“Me preocupa cómo se construyen los héroes”

“No me preocupa espe­cíficamente el tema de An­dresito sino cómo se plantea en el país la construcción de los héroes nacionales”, dijo el profesor e historiador Enrique Deniri en la presen­tación de su segundo libro sobre el caudillo guaraní, a quien el Gobierno nacional promovió al grado de gene­ral post mortem, decisión que ayer quedó oficializada tras su publicación en el Bo­letín Oficial a través del de­creto 463/2014.

Deniri reconoció el jueves pasado en la presentación del libro “Andresito y los historiadores. Demoniza­ción y exorcismo del tenien­te de Artigas”, que se trató de un hombre heroico con una historia triste y sobre todo, del que se puede co­nocer muy poco. “Tenemos sólo cinco años para poder investigar sobre Andresito, un hombre que sólo estuvo seis meses y dos días en Co­rrientes, lo que nos deja un escaso margen para decir de él”, explicó el historiador y señaló también que éste será su último libro sobre el hijo adoptivo de Artigas. “Siento que es un capítulo cerrado, que ya dije todo lo que tenía que decir de él”, afirmó.

“Este último libro nace en realidad de un capítulo del primero -“La invención de Andresito”- que se extendió mucho más de la cuenta y por ende, decidí que me­recía una segunda publi­cación”, agregó Deniri en diálogo con NORTE de Co­rrientes, comentando que el hecho por el cual pasaron tantos años antes de su pre­sentación fue simplemente porque entre una y otra obra realizó un doctorado en his­toria, no contando con de­masiado tiempo para escri­bir. “Y un libro necesita no sólo tiempo sino tener la ca­beza lo suficientemente pre­dispuesta para concretarlo. Entonces cuando presenté mi tesis y mientras esperaba que me llamaran para de­fenderla fue que escribí esta segunda obra”, confesó.

Sin desmerecer lo que significó Andresito para la historia correntina y para las filas de José de Artigas, Deniri explica que estas dos obras nunca buscaron po­lemizar sobre la figura del héroe indígena sino todo lo contrario, contar los he­chos como sucedieron. Pero, también admitió que no está de acuerdo con la ideologi­zación y la imposibilidad de pensar diferente. “No estoy de acuerdo con la decisión de la nueva izquierda de em­plazar la dicotomía entre ri­cos y pobres o como en este caso, entre las etnias, y exal­tar la figura del indígena”, destacó haciendo referencia a una realidad que supera a Argentina porque “en nues­tro país son minorías, lo que no sucede en países como Bolivia o Venezuela donde son grupos étnicos muy nu­merosos e importantes. La exaltación de los pueblos indígenas se vive a nivel latinoamericano”, explicó Deniri.

Precisamente por ello, en esta segunda obra sobre An­dresito el historiador plan­tea las diferentes posicio­nes. En sus páginas se pue­den descubrir las opiniones de quienes lo demonizan y de quienes lo catapultan como héroe. Así aparecen reconocidos hombres de la historia, quienes estudia­ron sobre él y que dijeron al respecto. De todas ma­neras, Deniri considera que las dos personas que más conocen sobre él son Juan Luis Savoini y Jorge Fran­cisco Machón, que aparecen en el capítulo “La primera gran investigación específi­ca”, junto a Ernesto Maeder, Poenitz y Norberto Levin­ton. También se pueden en­contrar ensayos y estudios de diferentes referentes de la historia no sólo corren­tina sino del país. El último capítulo se titula “Historia desde abajo? … ¿O inven­ción desde arriba?.

Sobre la realidad de An­dresito, el historiador tam­bién reconoció el hecho de que perteneció a un grupo indígena que supo adaptar­se a la vida de las misiones jesuíticas y que nada tuvo que ver por ejemplo, con los indios que se encontra­ban en la Pampa Húmeda, que provenían de Chile y su realidad nada tenían que ver con los guaraníes misione­ros.

“Los aborígenes fueron los perdedores de la Revolu­ción de Mayo y Andresito el gran perdedor”, afirmó De­niri al hacer referencia a que generalmente fueron los hombres a quienes “se usó en cada una de las guerras y ellos dejaron en batalla has­ta la última gota de sangre poniendo en riesgo incluso su sucesión”. Éstas son algu­nas de las apreciaciones que Deniri presenta en ambos libros. Lo importante de ello es que personalmente no lo demoniza sino que simple­mente, relata la historia de Andresito.s

Vale lo que se gana en el campo de batalla

Enrique Deniri 

“Los cargos que dignifican son los logrados en el campo de batalla”

ANDRESITO TIENE HOY GRADO DE GENERAL.

Ayer se oficializó la decisión adoptada por el Gobier­no nacional de promover al grado de general post mor­tem al coronel Andrés Guacurarí y Artigas, uno de los líderes en las guerras por la independencia, conocido como “Comandante Andresito”. La medida fue anun­ciada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el marco del acto de conmemoración por el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas.

Al respecto, el historiador Enrique Deniri -quien el jueves pasado presentó su segundo libro sobre Andre­sito (ver nota principal)- señaló que los grados que se logran en batalla son los que revalorizan el accionar de un soldado. Como militar retirado, destacó que no fueron pocos los que rechazaron estas designaciones realizadas alejadas de los campos de batalla porque lo consideran una ofensa. “Además, es preocupante que esto suceda no sólo con Andresito sino con cualquier otro hombre que haya luchado por el país porque así como hoy deciden engrandecer tu nombre, mañana lo pueden denigrar y ahí estaremos entrando en terreno peligroso”, sentenció en diálogo con NORTE de Co­rrientes. s

La obra editada por Moglia Ediciones fue presentada en el Mu­seo Histórico de Co­rrientes. Participaron el historiador Dardo Ramírez Braschi y el director del museo, Fernando González Azcoaga. Según co­mentó Deniri éste será su último libro sobre Andresito, puesto que desde su punto de vista, ya contó todo lo que podía decir sobre el hijo adoptivo de Artigas, a quien consi­dera el gran perdedor de la Revolución de Mayo.

Bookmark : permalink.