• El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

María Eugenia Kusevitzky. Un futuro que se perfila entre madejas y agujas

A pocos meses de haber finalizado la carrera de Diseño Gráfico en la Universidad Nacional del Nordeste, logró convertir en una profesión lo que hace varios años atrás empezó como un traspaso de sabiduría de mano de su abuela. Con “Nene” comenzaron sus primeros pasos en todo lo referido al bordado y el tejido –ya sean dos agujas o crochet-. “Ella, como muchas mujeres de su edad, están acostumbradas a hacer todo con sus manos y eso es lo que ella me transmitió”, dijo a La Correntina, María Eugenia Kusevitzky quien creó su propia marca de muñecos tejidos “Niña madeja”.

Productos con los que hoy, la joven correntina participará de la Feria Nacional “A puro diseño” que se realizará en Buenos Aires dado que fue seleccionada entre un importante número de candidatos por el Instituto de Cultura de la Provincia y curadores de la feria misma.  En tan importante vidriera nacional, ofrecerá su última colección a la que denominó “Ñande animales”. Se trata de una creación pensada y realizada de manera exclusiva para esta oportunidad.- “Lo que busco es mostrar un producto local”, dijo la joven que ideó varios animales autóctonos y con sus propias manos los convirtió en un producto netamente artesanal con los que no sólo busca representar a la provincia sino además, crear conciencia sobre estos animales que, en muchos de los casos, se encuentran en peligro de extinción.

Si bien a fines de 2013  se recibió de Diseñadora Gráfica confiesa que desde siempre tuvo interés por la ilustración. Hizo talleres de dibujo y pintura que fueron incentivando su necesidad de indagar más al respecto. El año pasado incluso, ganó una beca para realizar talleres de diferentes bordados en la Universidad de Valparaíso –Chile-; a donde concurrió. “Lo que logré fue incorporar nuevas técnicas de bordados a las que tenía y de dibujo y de ahí surge mi primera muestra; siempre en hilos”, dijo a La Correntina. La muestra se realizó –cabe destacar-, en el Centro Cultural Piedra Feliz de este país.

De regreso a su país natal finalizó sus estudios y con el título en mano comenzó a idear su producción utilizando todas las técnicas y conocimientos adquiridos en los últimos años. “Es cierto que sabía tejer y cocer desde muy pequeña pero; necesitaba darle forma. Y así surgió la idea de ofrecer este producto”, agregó. Un producto que se perfila como una marca regional que tiene la particularidad de mostrar a la fauna autóctona de Corrientes.

Los diseños que mostrará en la Feria Nacional son seis. Un Aguará Guazú, el Yaguareté, el Gato Montés, el Zorro de Monte, el Mono Carayá y el Siervo de los Pantanos fueron las especies elegidas.

Cada uno de ellos pasó por el proceso del diseño primero y luego por la confección  de un modelo lo que no es tarea fácil dado que cada uno de los muñecos confeccionados demanda a la creadora entre dos y tres días. Esto, debido a que son netamente artesanales y son todos bordados.

Si bien la marca comenzó con otros diseños, estos serán los expuestos en “A puro diseño 2014”. “Los primeros trabajos que realicé fueron chanchos, osos, jirafas pero para esta exposición preferí realizar algo más nuestro y así nació la colección de animales autóctonos realizados de manera ecológica y renovable lo que los hace mucho más resistentes a cualquier otro juguete”; explicó la misma diseñadora.

Quien, por otro lado, reconoce que sus creaciones están adquiriendo cada vez más repercusión. Hoy sus juguetes son solicitados no sólo en Corrientes sino también por familias de Brasil, Uruguay, Paraguay y Chile. Si bien aún los comercializa en pequeña escala, confía en que este emprendimiento puede tener la suficiente fuerza como para ofrecer mano de obra a otras personas y así, poder producir más. Según explicó María Eugenia en Chaco también los comercializa y en su ciudad natal recién ahora visualizó una oportunidad para hacerlo.

Los que más se enamoran de sus obras, confesó, son los padres jóvenes que están a la espera de su primer hijo o que tienen niños pequeños. “Pasan cosas muy emocionantes con los muñecos como el hecho de que una madre primeriza se venga de Chaco sólo para llevárselo con ella y después que suban las fotos al Facebook junto a sus hijos. Es muy lindo ver cómo la gente los incorpora a sus vidas”, dijo emocionada.

Sin lugar a dudas que la joven diseñadora correntina no sólo ama sus creaciones sino que además es una apasionada de su trabajo. “Me gusta mucho hacer juguetería. Me gustaría seguir produciendo cosas, objetos de decoración y por el momento me inclino a todo lo referido a la fauna regional. Busco siempre la manera de seguir creando cosas que llevan la marca de Corrientes”, comentó María Eugenia quien trabaja fuerte para poder llevar poco más de 50 creaciones a la Feria Puro Diseño.

Al escucharla hablar sobre su trabajo pareciera que lleva años produciendo pero en cambio, sólo pasaron tres meses desde que finalizó su carrera y decidió volcar todos sus conocimientos a esta idea. “Al principio no fue fácil que mi mamá – María Eugenia Demetrio – aceptara la idea porque ella tiene un trabajo muy convencional por lo que me llevó tiempo explicarle que no sólo era lo que quería hacer sino que además podía tener un futuro económico con mis creaciones”, dijo María Eugenia quien asegura entender los miedos de su madre a quien sólo le interesa su seguridad.

Hoy –explicó- está más que orgullosa de lo que logró en tan corto tiempo. Además, la joven no está sola sino que cuenta con el apoyo de su compañero de ruta, Fernando Cattaneo. Al igual que su madre, sus hermanos también disfrutan de sus creaciones. Nicolás, Iván y Rosario se convirtieron en fieles testigos de los pasos que su hermana da en cada nueva acción de Niña Madeja cuya primera venta fue un zorro Guará Guazú que por cierto es el diseño que más la atrapa. Si bien alega que el hecho de que sea la primera de sus creaciones influye asegura que el color naranja con el que lo confeccionó tiene mucho que ver dado que es su preferido.

De esta manera, lo que comenzó como un pasatiempo hoy se proyecta como su futuro laboral en el que la joven de tan solo 23 años de edad, sueña con poder generar trabajo a para otros correntinos y hacer crecer a Niña Madeja.

Proceso de diseño va notando lo que la gente aporta y se va formando la idea entre todos filmar en la región trabajo en el campo se complementan.

 

El nombre de Niña Madeja nació después de muchos intentos. Quien lo sugirió fue su novio y a ella le gustó dado que se siente identificada ante la complejidad de la madeja. “Así de compleja puedo ser yo”, dijo entre risas.

 

Su primera exposición individual la realizó en el Centro Cultural “Piedra Feliz” de Valparaíso, Chile. 

 

En Corrientes formó parte de la muestra  “Mundos Posibles” en la Galería “Limbo Arte Contemporáneo” y ahora participará de la muestra Puro Diseño 2014 que tiene lugar en Buenos Aires

Bookmark : permalink.