• El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

El Papa recibió a Obama en el Vaticano

De inmediato, ingresó al edificio donde lo esperaba Francisco. Las cámaras de la televisión vaticana mostraron a Obama recorriendo los amplios salones del Palacio Apostólico, acompañado por la guardia suiza. En seguida, se saludó con el papa con un apretón de manos.

“Welcome, mister president” (Bienvenido, señor presidente), le dijo el Papa en inglés, idioma que no suele hablar. “Gracias por recibirme. Soy su gran admirador. Es maravilloso poder conocerlo y estar aquí”, le respondió Obama, también en inglés.

Enseguida, dos traductores, un religioso y una mujer con mantilla negra entraron para participar en el encuentro que se desarrolló en el escritorio papal, sentados uno delante del otro y sin otras personas presentes.

Francisco recibió a Obama en la Sala del Tronetto, anexa a la Biblioteca Privada. Después pasaron a la Biblioteca Privada.

 

Luego de 50 minutos las puertas del estudio volvieron a abrirse para completar el encuentro con la tradicional entrega de regalos. El papa regaló a Obama un bajorrelieve con el Ángel de la Paz.

A su llegada a Roma, Obama dijo que viajó para “escuchar” a un pontífice que invita a ayudar a los pobres y a combatir la desigualdad. “El papa nos desafía. Nos implora a darnos a la gente, a las familias, a los pobres. Nos invita a detenernos y a reflexionar sobre la dignidad del hombre. Llego a Roma para escucharlo”, dijo el presidente de los EEUU en una entrevista previa al encuentro, concedida al diario italiano Il Corriere della Sera.

 

Además, el líder demócrata aseveró que el pensamiento de Francisco es “precioso” para “comprender cómo podemos vivir los retos contra la pobreza extrema y para limitar la desigualdad”.

“El pontífice expone ante nuestros ojos el riesgo de habituarnos a las desigualdades extremas hasta el punto de aceptarlas como algo normal”, agregó Obama durante la entrevista, concedida esta semana en Bruselas durante la gira que el mandatario realiza por Europa.

Los encuentros de este jueves de Obama con Francisco y autoridades de Italia tienen a la Ciudad Eterna casi paralizada por el imponente despliegue de seguridad. El avión presidencial estadounidense Air Force One aterrizó el miércoles en el aeropuerto de Fiumicino a las 21:20 local, proveniente de Bruselas, donde Obama participó de una cumbre Estados Unidos-Unión Europea (UE).

Para la llegada del avión, se cerró el tráfico aéreo en Italia durante media hora, y la misma medida se adoptará en algunos intervalos de tiempo este jueves y durante su partida el viernes por la mañana, indicaron medios romanos.

A su arribo, Obama fue recibido por el embajador de los Estados Unidos en Roma, John Phillips, y su colega ante la Santa Sede, Kenneth F. Hackett, informó la agencia de noticias EFE.

Tras los saludos, el mandatario -acompañado por una nutrida delegación- emprendió viaje hacia la Villa Taverna, en el barrio romano de Parioli, residencia del embajador de los Estados Unidos.

Luego de verse con el papa Francisco en el Vaticano, Obama tiene previsto reunirse también este jueves con el presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, y con el primer ministro del país, Matteo Renzi.
Por la tarde, hará turismo por la ciudad y visitará el emblemático Coliseo, que permanecerá cerrado al resto del público durante toda la jornada.

En cuanto al encuentro con Jorge Bergoglio, se espera que ambos líderes hablen de la paz y de la lucha contra la pobreza y hagan un repaso de los conflictos en Ucrania y Siria, según informaron medios italianos.

Como adelantó la Radio Vaticana, el pontífice aseguró a un grupo de religiosos centroafricanos que hablará con Obama sobre el violento conflicto entre cristianos y musulmanes que sufre la República Centroafricana.

 

En la Santa Sede, el presidente estadounidense se entrevistará también con el secretario de Estado vaticano y mano derecha de Francisco, Pietro Parolín.

Desde Washington se comunicó el entusiasmo del mandatario norteamericano por conocer a un pontífice que “conquistó la atención del mundo con su ministerio en favor de los pobres y marginados y su énfasis para dar dignidad a todas las personas”, según dijo a los medios italianos la vocera del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca, Caitlin Hayden.

“El Presidente espera con entusiasmo el momento de debatir con el Papa sobre los desafí­os globales, como la falta de movilidad económica y de oportunidades”, dijo la portavoz y agregó que el mandatario “le agradecerá sus llamamientos por la paz y el respeto de la dignidad humana”.

Bookmark : permalink.