• El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

Corrientes pegó varios gritos de sapucay luciéndose con tres melladas

Por Mauro Capará Melis 

Diversos gritos de sapu­cay probablemente habrán retumbado en la capital de Chile en estos últimos días porque allí, desde el 7 de marzo último y hasta hoy se están disputando los Juegos Sudamericanos (Odesur) en su X edición, que contaron nada más y nada menos que con cinco representantes locales. Gracias a ello, Co­rrientes conquistó meda­llas “de todos los colores” alcanzando una presea de oro, una de plata y una de bronce.

La “insignia” de oro fue cosechada por el campeón de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, el taekwon­dista Sebastián Crismanich. “Seba” superó el domingo último en la final al colom­biano Yair Medina, actual monarca Panamericano, por 12-9, apropiándose de su disciplina y trepando a lo más alto del podio en la ca­tegoría hasta 80 kilogramos. Previamente el correntino venció a Giovero Sabajo, re­presentante de Surinam, por un categórico 15-3.

El combate ante el surima­nés le permitió a Crismanich el acceso a la semifinal, en la cual volvió a evidenciar pre­ponderancia, y vapuleó al ecuatoriano Andrés Llivisa­ca, al que superó por 15 a 5.

Posteriormente llegó el combate contra el colombia­no, enfrentamiento que le posibilitó recolectar su ter­cera presea (segunda de oro) en el historial de la compe­tencia sudamericana. Re­cordemos que en el 2006 en Buenos Aires, “Seba” ganó la de oro y en el 2010 en Mede­llín, Colombia, recibió la de plata.

En unos meses, Crisma­nich disputará los Juegos Panamericanos de Toronto (2015) y luego los Olímpicos de Río (de Janeiro) 2016.

Otro de los atletas corren­tinos, Yuri Maier, número 15 en el ranking mundial recolectó la medalla de pla­ta, ya que en materia Lucha -categoría 97 kg- no pudo ante su contrincante, el co­lombiano Jarlys Mosquera y cayó por 6 a 1, instalándose en el segundo escalón de la plataforma.

Anteriormente en la semi­final, Maier había superado con un convincente 10 a 0 al ecuatoriano Juan Espinoza Cazar, quien conquistó una medalla de bronce al igual que el venezolano Jhosser González.

Cabe señalar que el lucha­dor de nuestra provincia, en octubre del año pasado tuvo que regresar al país desde San Petersburgo, Rusia (lu­gar donde se entrena), a raíz de una lesión en los ligamen­tos que sujetan la clavícula. Por ende, estuvo en duda su participación en estos Jue­gos Sudamericanos. Claro está que Maier no llegó cien por cien recuperado a Chile, pero se arriesgó y obtuvo un importantísimo segundo puesto. No obstante, tendrá tiempo de olvidarse de “este sabor amargo” (no para Ar­gentina) para enfocarse en el Campeonato Paname­ricano que será en México en julio próximo, y en el Campeonato Mundial que se realizará en septiembre en Taskent, Uzbekistán.

Otro que gozó y se dio el gusto de subir al podio fue el libreño Carlos Layoy. El gimnasta correntino aña­dió una medalla más a su estantería. Con 2,18 metros se colgó la presea de bronce en la prueba de salto en alto en esta décima edición de los Odesur. A pesar de que­dar lejos de su mejor marca, 2,24 m, el 2,18 le valió para escalar al estrado.

El ganador de la compe­tencia fue el representante venezolano Eure Yanez (20 años), quien superó la varilla de los 2,21 m. El segundo lu­gar fue para el peruano Ar­tur Chávez Korfiatis, quien registró la misma altura que el correntino. Sin embargo, se quedó con la plata al re­gistrar los 2,18 m en el pri­mer intento; mientras que el nacido en Paso de los Libres precisó de dos saltos para pasar la barilla.

Quienes no lograron subir al podio, aunque tuvieron una aceptable intervención fueron la ciclista Cristina Greve y el pesista Nahuel Ji­menes.

Greve, oriunda de la ca­pital correntina, finalizó en la quinta posición en su primera participación en la prueba contrarreloj en ruta. La ganadora de la medalla de oro de esta prueba fue la brasileña Fernanda da Silva, quien registró un tiempo de 30 minutos, 53 segundos y 9 centésimas. La escoltó la co­lombiana María Luisa Calle con 31:11.08, y cerró el po­dio con el bronce la brasile­ña Clemilda Fernandes con 31:32.62. Por su parte, Greve registró 32:43.19.

Más tarde, el domingo pa­sado, la capitalina se despi­dió de los Juegos Odesur cul­minando en la 26ª posición en la prueba de ruta indivi­dual femenina. La ganadora de la carrera fue la represen­tante local Paola Muñoz. La medalla de plata fue para la venezolana Jennifer Cesar Salazar y la de bronce se ad­judicó la colombiana Caroli­na Peñuela.

Por último el joven pesis­ta correntino, Jimenes de 17 años, quien representa a Re­gatas Resistencia, concluyó su intervención en el sexto lugar.

La presea de oro fue para el colombiano Carlos Berna, totalizando 265 kilogramos (115 en arranque y 150 en en­vión); la de plata fue para el anfitrión Francisco Barrera (244) y la de bronce para el ecuatoriano Walter Surita (226), mientras que el co­rrentino matriculó 194 kg (84 en arranque y 110 en envión).

De esta manera Corrientes se volvió a colocar entre los más grandes del país y por qué no, del mundo, gracias a estos cinco representantes a quienes no les importa dón­de, cuándo, para qué, ni si se hallan totalmente recupe­rados de alguna lesión para competir.

A ellos sólo los impulsa el deseo de dejar en lo más alto de los certámenes a su Corrientes y, lógicamente, a nuestro país. Y como lo ha­cen siempre, volvieron a pe­gar gritos de sapucay dejan­do en claro que “Corrientes, tiene payé”.

Bookmark : permalink.