• El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

Comienzan los alegatos por la megaestafa de la financiera

El debate oral y público en la que se trata de esclarecer la estafa millonaria de la fi­nanciera Boston Continen­tal SA a más de 4.000 aho­rristas en 2007, está ingre­sando en la recta final. Ayer, el Tribunal Oral Penal Nº 1 de Corrientes fijó fecha de inicio para los alegatos. Será el próximo martes 25 a las 16 en la sala de planta baja del Edificio Patono ubicado en Plácido Martínez al 1056 de la capital correntina.

En esa jornada, todas las miradas estarán puestas en los abogados querellan­tes, Ernesto Tito González, Rubén Leiva y Ricardo Sosa, quienes darán el puntapié inicial -como así lo establece el Código- en la fase final de largo proceso. Los jueces Ro­berto Mendíaz, Ricardo Car­bajal y Leandro Maciel no establecieron un tiempo lí­mite para la exposición oral de cada fundamento, y des­tinaron audiencias diarias (martes, miércoles y viernes de la semana que viene a las 16; y jueves a las 8) para este fin. Quedará abierta la po­sibilidad de que ese mismo martes la fiscal de juicio, Sonia Meza, tome la pala­bra -todo dependerá de la cantidad de tiempo en la que se explayen los quere­llantes-.

Luego de los fundamen­tos de la representante del Ministerio Público será el turno de los cinco abogados defensores.

Recién allí, el TOP1 -cuyo presidente, Roberto Men­díaz, ayer en plena audien­cia comentó en voz alta que “lo están apurando de todos lados” para que acelere este proceso- estarán en con­diciones de fijar una fecha para la sentencia, sin antes mencionar al derecho de la “última palabra” que tienen los acusados. En este senti­do, el gerente de la presta­mista, Marcelo Melgarejo, aseguró en los pasillos del Patono que “tendrán que destinar una única audien­cia para él solo”, por todo -según manifestó- lo que tiene que decir.

En la audiencia de ayer a la tarde se incorporaron por lectura algunas pruebas, entre ellas, las declaracio­nes de testigos que fueron claves en la etapa de inves­tigación y que hoy están fallecidos (como es el caso de María Cristina Uffel­mann, propietaria de la casa de Miramar al 800 que la imputada Paula Andrea Breard como apoderada la había vendido a un aboga­do de Posadas, venta que la querella puso en dudas ase­gurando que se trató de una simulación de compra del inmueble poco antes de que cerrara la financiera). El martes próximo -antes de los fundamentos- las partes terminarán de ajustar algu­nos detalles, que podrían agregarse al expediente.s

EL GERENTE DE LA PRESTAMISTA INGRESANDO CUSTODIADO A LA SALA.

Luego de la querella será el turno de la represen­tante del Ministerio Públi­co, la fiscal Sonia Meza.

Bookmark : permalink.