• El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

A Textil lo dieron vuelta, no alcanzó la punta y se llenó de incertidumbre

Estaba todo preparado para cosechar nueve puntos de nueve posibles jugando de local. También estaba todo dispuesto para ser úni­co puntero, al menos hasta hoy; pero nada de eso ocu­rrió. Porque Textil Mandiyú, que ganaba -casi- cómoda­mente por dos goles de di­ferencia, fue derrotado ayer en condición de local.

El elenco correntino cayó por 3 a 2 ante Coronel Agui­rre de Villa Gobernador Gál­vez y dejó pasar la chance de ser el “cabecilla” de la zona E de esta segunda fase del tor­neo Argentino B.

Con la derrota de ayer contra los santafesinos, Mandiyú continúa en el se­gundo puesto con 10 pun­tos, pero ya no está solo. Porque su último verdugo lo alcanzó en el segundo puesto. Ambos bandos se encuentran a un punto del líder, Unión de Sunchales que hoy completará la 7ª fe­cha de la cuarta división del balompié argentino, cuando reciba a San jorge (7).

Con respecto al encuentro de ayer, que se disputó en la cancha de Huracán Corrien­tes, el Albo que es dirigido por el DT Ariel Medina, en 28 minutos ya ganaba 2 a 0 con goles del delantero chaqueño Sergio “Huevo” Cortés. Su primera conquis­ta fue a los 18 minutos, tras anticipar a todos y de cabeza batir al guardameta Luciano Andrada, luego de un tiro li­bre muy bien ejecutado por Gerónimo “Lelo” Vallejos. El 2-0, que fue a los 28, llegó gracias a una habilitación maravillosa de Claudio San­ta Cruz al “Huevo”, quien definió magníficamente ante la salida de Andrada.

Y cuando parecía que el Algodonero se iba a ir al des­canso con ese marcador, a los 44, Paulo Killer, sobrino de Mario Estanislao (jugó en Newell’s, Central e Indepen­diente), recibió la redonda dentro del área que fue pei­nada por Daniel Salvatierra y la empujó al fondo de la red.

Al inicio de la segunda etapa, el delantero de Textil Gustavo Suárez fue sustitui­do por el defensor Joel Bada­ró. Suárez se retiró por una molestia en una rodilla, pero ¿por qué Medina no colocó a un atacante o a un volante para que atesore la pelota? De allí, se vio un Mandiyú completamente distinto a ese Albo que en el primer tiempo pareció hasta que iba a golear a su rival.

Esa desigualdad se ratificó ya a los 10 minutos del com­plemento. El mediocampista del elenco verde y rojo Ma­tías Miramontes desbordó por el sector que fue pro­tegido por Badaró; lanzó el centro y el “9”, Daniel Salva­tierra, con un frentazo liqui­dó al “1”, Federico Taborda, para poner las cosas en su lugar, con un Mandiyú que perdió la tenencia de la pe­lota y se replegó muy atrás.

¿Le pudo ganar Textil? Sí, pudo. Porque antes del 2 a 2, Cortés desaprovechó una gran ocasión disparando desviado, y a los 17’ Andrada le ahogó el grito de gol a Iván Gómez, quien a los 33’ vio la cartulina roja.

Antes de la expulsión de Gómez, Lisandro Terre, de Coronel Aguirre, le metió un “patadón” a Aldo Araujo y se tuvo que ir a los vestua­rios.

El partido pa­recía que iba a terminar empatado, pero hubo más. Carlos Castilla, de Textil, cabeceó por arri­ba del travesaño a los 39’, y a los 41’ Ramiro Maldonado se apropió de la bocha en la zona izquierda, desbordó a Guillermo Gómez y a Badaró y asistió a Alejandro Casio, quien puso las cifras defini­tivas en este encuentro que a pesar de que lo sigue dejan­do a Mandiyú en la segunda ubicación y en zona de cla­sificación (hoy puede salir de esa zona), lo deja con más dudas que certezas teniendo en cuenta que ahora tendrá dos juegos de visitante y uno de local.

Bookmark : permalink.