• El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

Insfrán y su fuerte llamamiento a la unidad y fundar un gran frente para volver al poder

Una fuerte exhortación a la “unidad” y el llamamiento a todos los sectores del movimiento nacional y popular a “construir un gran frente para retomar el poder en el 2019”, hizo el gobernador Gildo Insfran a todos los trabajadores con quienes compartió este martes un almuerzo en su día.
Fue en el Club Sarmiento de esta ciudad, donde el primer mandatario, que además preside el justicialismo provincial, saludo a “todos los trabajadores y trabajadoras, y especialmente para quien anónimamente hace la tarea de la casa todos los días”.
Les dijo a los dirigentes sindicales, políticos y sociales acerca de la importancia de la jornada para el peronismo, “por nuestra historia y todo lo que significan los trabajadores para el movimiento nacional y popular”.


Recordó la exhortación de Juan Domingo Perón un 1° de mayo llamando a la “unión de los trabajadores, porque sería la base para construir la unidad de todos los argentinos”.
Advirtió a que “no son momentos fáciles los que estamos viviendo”, subrayando que su hincapié en la “unidad” estaba dada en que “algunos compañeros cruzaron el charco, creyendo en globitos de colores. Y hay otros que están siendo tentados y que también están por cruzar”.


De ahí que insistiera Insfran en su pedido a “estar atentos, a no bajar los brazos, no compremos los globitos de colores porque ya sabemos cómo son tratados y luego de ser usados, descartados”. Expuso que “es lo normal, parta ellos somos objetos y números”, dejando en claro que “solo para el peronismo somos personas y parte viviente de un modelo que incluye, de una política inclusiva, y no de la política al servicio del que más tiene”.


Marco que lo antes expuesto marcaba “la gran diferencia”, haciendo un llamamiento al “trabajo incansable”, pero aclarando que “no de una candidatura, entendiendo que “no es momento de hablar de candidaturas”. Expuso que “quienes quieran candidatearse que lo hagan, será su problema, nosotros somos peronistas y sabemos que no debemos ser apresurados ni retardatarios, todo a su medida y armoniosamente”.
Insfran acentúo que “los que estamos aquí podemos festejar el Día del Trabajador, pero sabemos que muchos compañeros y compañeras han perdido su trabajo, y otros tanto que aun no han podido obtenerlo”, expuso, de ahí que exhortara en el llamamiento al “redoblar el compromiso de unidad y esfuerzo para que el Movimiento Nacional Justicialista, como columna vertebral del Movimiento Nacional, se una y tenga la fuerza necesaria para volver al poder y lograr la felicidad del pueblo y la grandeza de nuestra nación”.
Exhorto a “no renunciar bajo ningún punto de vista de los objetivos que nos han marcado para siempre, Juan Domingo Perón y Eva Perón”.

Idiotas útiles

Alego que “muchos compañeros que se pasaron al bando contrario hoy hablan de su arrepentimiento”, para sostener que “no puede ser que hoy quieren venir a organizar nuestro partido”, juzgando que “siguen siendo idiotas útiles de este proyecto de destrucción, de entrega de nuestra soberanía y donde nosotros no tenemos cabida”.
Insfran dijo saber por su “convencimiento en el fundador de nuestro movimiento, que tenemos nuestro propio anticuerpo, que a diario elaboran mas antídotos para volver a fortalecer al Movimiento Nacional Justicialista como columna vertebral del movimiento nacional y popular”.
Sobre el final lanzo la convocatoria a todos los sectores del movimiento nacional y popular a construir un gran frente para retomar el poder en el 2019, y así seamos nuevamente conducción de los destinos de una Argentina que con gobiernos peronistas supieron dar la felicidad y grandeza al pueblo”.
Concluyo en su exhortación a no “dejarse confundir por nadie, elaboremos más anticuerpos en nuestro movimiento y expulsemos a aquellos que hoy se agazapan entre nosotros y de espaldas nos juzgan”.

Final definitivo para el billete de dos pesos: desde hoy, no tiene más validez

Como había anunciado el Banco Central el 30 de octubre de 2017, desde hoy ya no serán válidos los billetes de dos pesos. Por eso, no serán aceptados en los comercios aunque sí podrán cambiarse, durante mayo, por monedas u otros billetes en las sucursales bancarias del el país.

El ejemplar de la figura de Bartolomé Mitre lejos está de tener el poder de compra que tenía cuando salió en 1992 y equivalía a dos dólares. Al tipo de cambio actual, ronda los 9 centavos de dólar.

Desde la entidad que conduce Federico Sturzenegger explicaron qué deben hacer las personas que aún tengan este tipo de billetes: “Luego del 30 de abril, quienes tengan billetes de 2 pesos podrán canjearlos por monedas u otros billetes, o bien depositarlos en una cuenta, hasta el 31 de mayo en las casi 5.000 sucursales bancarias de todo el. Quien no haya entregado los billetes el 31 de mayo deberá tirarlos a la basura”.

Esta es la primera vez en 25 años que se elimina un billete. Una vez que sean retirados de circulación, el organismo liderado por Sturzenegger procederá a su destrucción. Así, en junio los bancos deberán entregar todos los billetes que recibieron -perforados- para que el Central los triture y destruya.

Esta medida forma parte, entonces, de un plan para mejorar la calidad del dinero circulante. Al tratarse del billete de menor denominación, el papel de 2 pesos sufre un deterioro más veloz que el resto de los billetes. Esta dificultad se solucionará con el reemplazo por monedas, cuya vida útil es más extensa.

En esta línea, el Central inició, a comienzos del año pasado, un programa de destrucción de billetes deteriorados que permitió quitar del circuito económico más de 900 millones de billetes dañados o gastados de todas las denominaciones.

La decisión de la entidad sería eliminar, además, los billetes de $5 y $10, para que sean paulatinamente reemplazados por monedas. La nueva familia de pesos diseñada por el organismo comprende nuevas ediciones para los papeles de $20, $50 y $100, además de los lanzamientos de billetes de $200, $500 y $1000.

El billete de dos, que salió al mercado por primera vez en 1992, con la convertibilidad y de la mano de Roque Fernández como presidente del BCRA, se transformó en la práctica en el billete de menor denominación, ya que si bien los ejemplares de un peso -con la imagen de Carlos Pellegrini- nunca fueron rescatados, quedan en la calle apenas 700.000 unidades. Lo más probable es que la mayoría de ellas hayan quedado fuera del circuito por deterioro o en poder de algún coleccionista.